Cajón de ilusiones

Ruta Tailandia -Myanmar

Querido Yo interior:

Hace 33 años que convivimos y, sin embargo, creo que no hemos llegado a conocernos muy bien. Tendrás que disculparme por no haberte prestado la atención que, desde luego, te mereces. Quizás he estado más ocupada atendiendo otros “yoes”, entretenida con el mundo exterior y te he descuidado.  Sinceramente, no me arrepiento por haberte tenido en la sombra porque he sido muy feliz, pero siento que, ahora sí, ha llegado el momento de saber algo más de ti, de abrir un poco tu cremallera y ver qué tienes que mostrarme. Estos últimos meses sé que has estado impaciente por salir de esa oscuridad, lo han dejado claro todos los mensajes que me has ido mandando y, poco a poco, te has ido ganando mi cariño hasta que finalmente me has convencido. A pesar de lo poco que hemos intimado, creo que vas a saber perdonarme por mi ausencia de interés así que quiero compensarte todo este tiempo perdido y no hay mejor modo de hacerlo que marcharnos de viaje.

¿Qué te parece querido “yo interior”?  Tú y yo, los dos solos. Lo tengo todo pensado no te preocupes, tú solo tienes que montarte en mi mochila y disfrutar. Serán tres semanas de aventura por Tailandia y Myanmar. Sí, ya sé que igual te hubiera gustado más perderte por Bolivia, ver los valles de Colombia, caminar por el parque chileno de Torres del Paine o jugar con los lémures de Madagascar. Pero bueno tú tranquilo que si después de esta experiencia nos llevamos bien puede que haya otros viajes a solas, incluso puede que me deje llevar por la ilusión y nos perdamos algunos meses por Sudamérica…

De todos modos, tienes que estar satisfecho porque he incluido en la ruta los espectaculares Templos de Bagan de Myanmar y eso ha sido pensando exclusivamente en ti, mi querido “yo interior”. Un capricho que sabía te iba a encandilar. ¿Te gusta? ¿Estás contento? Dentro de unos días estaremos allí, viendo atardecer en silencio, el uno junto al otro. Tengo mucha curiosidad por conocerte más a fondo, tantos años al lado y, a veces, siento que eres un desconocido. Pero esa sensación se va a acabar porque pienso dedicarte toda mi atención en este viaje, prometo escucharte de verdad, dejar que me expliques tus ilusiones, tus miedos. Vamos a tener tiempo de sobra, aprenderemos a bucear juntos en Koh Tao, nos perderemos por la jungla en Chiang Rai, podemos tomarnos algo en la bulliciosa Bangkok, montar en elefante, charlar con los lugareños…. no quiero que te quedes con ganas de nada. Sabes que me gusta improvisar así que no lo tengo todo cerrado, ya iremos tú y yo sobre la marcha tomando decisiones. Además lo más importante en esta ocasión no es conocer todos los lugares posibles, ni ir tachando de la lista actividades, lo más importante en este viaje eres tú. Así que calma, slow travel que dicen…  Mira, te dejo la ruta para que te vayas haciendo una idea.

12 al 15 de septiembre : Bangkok

del 15 al 19 de septiembre Mandalay-Bagan

Del 19 al 23 de septiembre Chiang Rai

del 24 al 30 de septiembre Koh Tao

1 de octubre vuelta a Madrid

Reconozco que me da un poco de vértigo a veces pensar que iremos los dos solos pero confío en ti,  mi “querido yo interior”. ¡Somos unos valientes! Además a todos aquellos que no han dejado de decirme que soy una incosciente, he de decirles que se equivocan porque soy muy consciente de lo que hago, porque no se me olvida meter el sentido común dentro del macuto, porque ya llevo unos cuantos miles de kilómetros a la espalda y porque, por supuesto, vamos muy bien cubiertos ante cualquier sorpresa con el seguro de viaje de Iati . Mamá, puedes estar tranquila.

Bueno, ahora descansa que nos esperan tres semanas intensas. Espero que este viaje te haga tanto ilusión como a mí. A la vuelta, como siempre, guardaremos los mejores recuerdos en el cajón para que no se pierdan y compartiremos con otros viajeros nuestra experiencia durante este #IlusionTrip. Y si alguno de ellos nos quiere echar una mano o recomendarnos algo aún hay tiempo.

Recibe un cariñoso abrazo y no te vayas muy lejos que en unos días despegamos.

Patricia

Categorías: Cajón de ilusiones | Etiquetas: , , , | 20 comentarios

Mi ruta maya ideal

Abro el cajón de ilusiones con esperanza para deslizar dentro un nuevo destino: México.

Un país cuyas piedras milenarias, resguardas por la selva, parecen llamarme con insistencia para que vaya a descubrir sus leyendas, a descifrar sus enigmáticas inscripciones.

Me susurra también desde el otro lado del océano el rumor del agua que corre por todo el territorio sabiéndose protagonista, que seduce con azules imposibles, que dibuja cañones abriéndose paso entre las montañas; agua que acaricia la arena blanca de las playas intentando enamorar a las palmeras, que coquetea con las piedras saltando caprichosa en cascadas indomables y que se esconde a descansar bajo tierra en cavernas sagradas respirando por agujeros.

Hasta mí llega la fuerza de la lava salvaje de los volcanes de México, quiero ver como dominan el paisaje, como engañan a la nieve para que repose en sus cráteres y hasta les imagino rugir por dentro, como si sus entrañas de fuego se lamentaran por los sacrificios de antaño.

Fantaseo con subir por los escalones de una de sus pirámides, quizá con la ilusión de tocar el cielo con las manos, de descubrir entre las nubes una pareja de quetzales, de aguzar el oído para escuchar a las piedras musitando viejos ritos mayas. Y desde ahí arriba puede que incluso divise retazos del imperio ya pasado pero no enterrado.

México me evoca una orgía de sabores que seguro dejaría huella en mi paladar. Saciarse con tamales, enchiladas, cochinitas, moles, incluso atreverse con los chapulines. Una gastronomía osada, desbordante de colores, que destila aromas sugerentes, que emborracha por su intenso sabor.

Pero sobre todo, quiero viajar  a la tierra de mayas y aztecas para conocer a sus gentes a las que imagino sonrientes, fuertes, de carácter, llenos de vida y con rostros que reflejan su intenso pasado.  Ricos en vivencias y ricos en cultura; cultura que me encontraré en cada rincón de las ciudades y los pueblos de México, porque sus esquinas han de estar repletas de historia.

Y para que esta ilusión se convierta en realidad y más tarde en recuerdo, he trazado una ruta de 10 días con la ayuda del Maya Pass, en este caso el de 7 días, un pasaporte ideal para descubrir México que incluye los traslados de un destino a otro con la compañía de autobuses ADO que pone a disposición del viajero una amplia red de terminales. Así participo en el concurso que promueve All Pass Mexico para organizar un blogtrip con la ruta elegida.

Día 1 Ciudad de México

Legada a Ciudad de México. Visita indispensable al Zocalo, el centro histórico de la ciudad, una inmensa plaza, conocida también como la Plaza de la Constitución, coronada con la Catedral Metropolitana y salpicada de museos. Un lugar ideal para tomar el pulso a la ciudad, para contemplar sin prisas la vida actual de los mexicanos rodeados de su historia. Este enclave que nunca duerme es testigo de celebraciones, manifestaciones, eventos culturales, demostraciones de su rico folklore… No hay mejor modo de comenzar a zambullirse en el país que perderse en el ir y venir de la plaza.

Otra propuesta para aprovechar el día es acercarse al distrito de Coayacán, al barrio intelectual y artísitico de la ciudad, para visitar la casa museo donde residió la pintora Frida Kahlo, pareja del también pintor Diego Rivera. Te adentrarás en la vida trágica y poco convencional de uno de los iconos culturales mexicanos del siglo XX.

Día 2 Puebla-Cholula

Tomaremos un autobús muy temprano para llegar en un par de horas a Puebla y aprovechar el día. No puede faltar en mi ruta esta ciudad cuyo valle está custodiado por cuatro volcanes: el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl, La Malinche y el Citlaltépetl. Un rápido paseo por la ciudad antes de poner rumbo a un pueblo mágico y no tan visitado Cholula, donde recaló el mismo Hernan Cortés.

Elijo este rincón porque aúna la fuerza de la naturaleza, vestigios arqueológicos, eco turismo de aventura, una gastronomía muy peculiar y ricas tradiciones que se ven en su folcklore, sus leyendas y sus festividades. Desde la explanada del Templo de la Virgen de los Remedios, por ejemplo, puedes disfrutar de las espectaculares vistas del volcán Popocatépetl. Si te animas, y la climatología lo permite, puedes sobrevolar este volcán en parapente. Imprescindible visitar la Gran Pirámide, la más grande del mundo en cuanto a su base, sus túneles y los yacimientos anexos. Antes de dormir, una buena cena para probar las Orejas de elefante, una gran tortilla rellena con frijoles en su interior y salsas y aderezada por fuera con queso y cebolla.

Esa misma noche cogeremos un autobús nocturno que  nos dejará temprano en nuestro siguiente destino.

Día 3  Chiapa de Corzo

Llegamos a la región de Chiapas vía Tuxtla Gutiérrez, capital de la región, para ir a la ciudad colonial de Chiapa de Corzo. Una jornada para disfrutar sin prisas de la belleza natural del Cañón del Sumidero, ubicado en un espectacular parque natural. El río Grijalva discurre entre paredes de más de 300 metros de alto. Un paseo por sus aguas nos dará oportunidad de fotografiar el paisaje, descubrir cascadas y avistar animales como monos y cocodrilos.

cañón del sumidero Chiapas

Haremos noche en la ciudad para descansar del largo viaje y seguir disfrutando  la zona.

Día 4 Chiapa de Corzo

Tras un buen descanso, podemos dedicar la mañana a pasear con calma por esta bella ciudad colonial, que fue la primera fundada por españoles en la región de Chiapas. Sus lugareños tienen gran habilidad para tallar la madera, una buena muestra son  las máscaras que lucen en la fiesta de los Parachicos. Otra opción es recorrer algunas de las múltiples cascadas que salpican la zona y disfrutar del azul especial de sus aguas.

A mediodía cogeremos un autobús rumbo a Palenque donde haremos noche.

Día 5 Palenque

Despertaremos en la importante ciudad de Palenque donde, después de la naturaleza de días anteriores, volveremos a reencontrarnos con la arqueología. Palenque tiene una importante y completa zona arqueológica que no podemos perdernos. Seguro que nos maravillaremos con El Palacio o el Templo de las Inscripciones.

Por la noche, es un buen momento para degustar la gastronomía típica de la región de Chiapas. No puedes perderte platos de origen  indígena como el shote con momo.

Día 6 Palenque

Para descansar y continuar disfrutando la zona no nos moveremos de Palenque que aún tiene mucho por descubrir como La cascada de Misol-ha demuestra la fuerza de la naturaleza con una preciosa caída de agua de 35 metro de altura.

Día 7 Campeche -Mérida

Por la mañana saldremos hacia Campeche donde podemos pasear por sus calles llenas de color y charlar con sus lugareños. Después de descansar y saborear la comida del lugar saldremos rumbo a Mérida donde llegaremos en un par de horas

Día 8 Chichen Itza

Chichen Itza

Sigue leyendo

Categorías: Cajón de ilusiones | 6 comentarios

Blog de WordPress.com.